Día 21: Enfrente las pruebas con valentía

ESCRITURA DE HOY

“Yo no les tengo miedo a los poderosos que me persiguen; sólo tiemblo ante tu palabra. ¡Ella me hace más feliz que si encontrara un tesoro! Aborrezco la mentira; ¡no la soporto! Pero amo tus enseñanzas. Ellas son tan justas que no me canso de alabarte. Los que aman tu palabra disfrutan de mucha paz y no sufren ningún tropiezo. Dios mío, espero que me salves, pues amo tus mandamientos. Tú bien sabes que los cumplo de todo corazón”.
—Salmo 119:161-168 (TLA)

PENSAMIENTO DEVOCIONAL PARA HOY

Aunque nuestros perseguidores nos difaman sin misericordia, permanecemos indiferentes debido a la Palabra de Dios. Su palabra nos anima y trae gran gozo porque Su verdad es rica en promesas. Detestamos las mentiras del enemigo, pero amamos y atesoramos la verdad revelada de Dios. El salmista dice que toma tiempo, siete veces al día, para alabar a Dios por la manera en la que él hace que todo en la vida funcione perfectamente bien. Los que toman tiempo para celebrar los caminos de Dios nunca tropiezan en la oscuridad; todo trabaja para bien. Cuando esperamos con expectación y continuamente en Su Palabra, seremos recompensados por el gozo de la salvación. Nosotros, Su pueblo, seremos cuidadosos de guardar nuestras almas permaneciendo en Sus instrucciones eternas. La integridad y transparencia hacia Su Palabra nos llevan a permanecer en Su consejo continuamente.

ORACIONES PARA HOY

  1. UNA ORACIÓN POR MI VIDA:
    Querido Señor, dame la gracia de mirarte a Ti, y ser valiente ante la dura persecución.
  2. UNA ORACIÓN POR LA IGLESIA:
    Señor, que sea Tu amor la fuerza impulsora detrás de todo lo que hacemos, que la fe en Ti sea el fundamento de nuestras travesías espirituales, y que la esperanza en Ti sea la inspiración que nos lanza hacia todas Tus promesas.
  3. UNA ORACIÓN POR NUESTRO MUNDO:
    Señor, que todas las tribus, lenguas, y naciones experimenten Tu amor y oigan el evangelio. Abre los ojos, oídos y corazones de aquellos que aún no han abrazado Tu mensaje. Permíteles experimentar Tu salvación y compartirla con otros.