Día 5: El Fruto del Espíritu: Paciencia

POR TED VAIL,
director de Foursquare Missions International y vice presidente de operaciones globales

La paciencia es fruto del Espíritu. Como fruto, esto signi ca que una semilla se tiene que sembrar. Esas semillas necesitan tiempo para crecer, y conlleva un periodo de espera hasta que el fruto esté listo para comerse. Irónicamente, descubro que cuando estoy luchando por esperar en el Señor, a menudo es Él quien me ha estado esperando. Una de las mejores maneras de cultivar semillas de paciencia en nuestras vidas es considerar al Señor y su paciencia para con nosotros.

Isaías 40:31 describe un tipo de espera activa, como la de un camarero en un restaurante, uno que está atento y listo para responder en todo momento. Imagínese si considerásemos esperar en el Señor como un acto de obediencia, listos para lo que tenga para nosotros. Este corazón de disponibilidad a obedecer permite que las semillas de la paciencia crezcan hasta ser el fruto de la persona paciente que Dios nos ha llamado a ser.

PUNTOS DE ORACIÓN

  • Pídale al Señor que le enseñe a esperar en Él.
  • Pregúntele si Él lo está esperando en algo, y por valor para obedecer.
  • Pídale que levante el fruto de la paciencia en usted, y que usted sea paciente con otros, así como Él es paciente con nosotros.

LECTURA ADICIONAL DE LA ESCRITURA

“Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”. Isaías 40:31 (RVR 1960)