Día 10: El Fruto del Espíritu: Autocontrol

POR IHSAN OZBEK,
líder nacional de La Iglesia Cuadrangular en Turquía

Hoy día la mayoría de nosotros no vivimos en ciudades forti cadas. Hay pocas murallas alrededor de las ciudades modernas para protegernos. En tiempos antiguos, las murallas eran muy importantes para proteger a los ciudadanos. Estas ayudaban a la gente a mantener fuera el peligro. No era la intención del pueblo aislarse; nos necesitamos los unos a los otros, pero también necesitamos límites para una vida segura y saludable.

En nuestras vidas personales también necesitamos límites. Pero en esta época, los muros físicos no pueden ayudarnos. Nuestro enemigo tiene nuevas armas. Las ciudades son más grandes, el tiempo parece moverse más rápido y las enfermedades son más contagiosas y mortales. El enemigo tiene nuevas armas, pero el autocontrol es nuestra fuerte armadura en esta época. Nos ayuda a a nar nuestras reacciones, dominar nuestras lenguas y jar nuestros ojos y mentes en lo que es importante.

En Nehemías, los muros de Jerusalén habían sido derribadas en muchos lugares y tenían que ser mejoradas para ser seguras de nuevo. ¿Qué de tus defensas? ¿Dónde está el punto más débil? Revisa tu armadura para ver si hay grietas o suras. Si las hay, necesitas mejorar tu autocontrol mientas extiendes el amor de Cristo hacia afuera.

PUNTOS DE ORACIÓN

  • Ore que el Señor nos ayude a ver nuestras áreas débiles.
    Que nos dé sabiduría para hallar una manera de mejorar esas áreas y fortalecer nuestros límites.
  • No nos queremos aislar. Ore que nos ayude a mostrar su amor a otros.

LECTURA ADICIONAL DE LA ESCRITURA

“Como ciudad sin defensa y sin murallas es quien no sabe dominarse”. Proverbios 25:28 (NVI)